Processed with VSCO with f3 preset

Processed with VSCO with f3 preset

El mercado audiovisual se encuentra en un momento de encrucijada, tan importante como lo fue, en su día, la llegada de la televisión. La era digital, un mundo de bits movido por algoritmos, nos lleva progresivamente hacía un mundo cada vez más virtual. El proceso de digitalización, que puede tardar varios años en desarrollarse de forma plena, afecta a todos, aunque lo haga de manera desigual.

El modelo de explotación del sector audiovisual se ha basado, durante casi un siglo, en el “paradigma de la escasez”. Escasez de oportunidades para ver un contenido concreto, que estaba disponible durante un periodo específico, en un territorio determinado y en un soporte concreto. Esto se ha transformado en la actualidad en el “paradigma de la abundancia” donde el público espera tener la posibilidad de acceder a los contenidos desde cualquier parte del mundo, en cualquier momento y con cualquier dispositivo. La Red de Redes no tiene fronteras aunque poco a poco se le van poniendo por razones políticas y económicas[1].

Todo ello plantea al sector una serie de interrogantes sobre cómo va a evolucionar la televisión por Internet o la televisión móvil a medio plazo:

      • La industria ve el peligro de “canibalización” de sus ingresos actuales, pues los modelos de negocio que surgen en la Red empiezan a mostrar cierta rentabilidad.
      • La fragmentación de audiencias y la pérdida de efectividad publicitaria podrían afectar al sector que deberá adaptarse a un escenario diferente al actual. Los nuevos canales, como la TV en movilidad, los esperados servicios interactivos de la TDT y la televisión por ADSL[2] representan una gran oportunidad para los diferentes agentes del sector. Las televisiones generalistas y de pago en la era digital (TDT) recanalizan su oferta a través de la Red intentando monetizarla optimizando la facilidad de acceso a los contenidos y la interacción con el usuario final. Su valor añadido se basará también en la alta definición, la estereoscopía 3D, y la alta resolución de 4K-8K-16K
      • El audiovisual se caracteriza por poseer, particularmente en España, una serie de indefiniciones, debilidades y amenazas, todavía transformables en oportunidades, que se han considerado someramente en este curso.

Vamos de momento hacia una televisión híbrida (HbbTV)[3], que debería desembocar en la televisión conectada e inteligente como hemos mencionado anteriormente, una verdadera oportunidad para productores con vocación internacional.

La función del mercado de cine y audiovisual

No existe una definición exacta del mercado audiovisual. Pero se pueden definir sus límites, en función de 3 variables:

      • La función que cumple en el mercado. La función del sector audiovisual es entretener, informar y educar. Determinadas producciones pueden tener una función exclusivamente artística y cultural, a pesar de que este tipo de obra no suele tener gran recorrido en el mercado.
      • La competencia, que es cada día más internacional, más global y más difícil de conocer y más imprevisible.
      • Los clientes, su forma de actuación y las posibilidades de acceder a ellos.

Durante varias décadas, el mercado audiovisual de la animación ha estado compuesto casi exclusivamente por productoras, televisiones (en abierto o de pago), las salas de cine, los anunciantes, las editoriales, las distribuidoras de video o DVD. Cada uno de estos agentes obtenía sus ingresos de acuerdo a unas ventanas de explotación definidas.

Así que si estructuramos el mercado siguiendo pautas mercadotécnicas, tenemos por un lado vendedores (exhibidores, televisiones, portales, operadores de telefonía, fabricantes de consolas) que ofrecen un determinado producto audiovisual (cine, cortos, series, TV movies, animación documentales, reality shows, videos de todo tipo, etc.) los cuales constituyen la oferta para satisfacer unas necesidades y/o deseos (Información, entretenimiento, educación) de los compradores reales y potenciales mediante procesos de intercambio (Espectadores, telespectadores, Internautas, usuarios, jugadores, etc.), los cuales constituyen la demanda.

¿Ventanas de protección (Holdback) o libre albedrío?

Los principales mercados cinematográficos incluirán una distribución en cines (en Estados Unidos, de forma regional,  en el mundo entero), cadenas de tv, cadenas de tv por cable, distribución de DVD y video, fábricas de juguetes, compañías de publicación y prensa, grupos de interés de marketing y merchandising varios, oportunidades publicitarias, juegos, opciones de productos derivados, diversas promociones en la web y ventas.

Por ejemplo, para sacar un máximo rendimiento a la explotación de una obra audiovisual era y es aún necesario un calendario que defina los periodos de tiempo en los que se va a explotar dicha obra a través de los diferentes medios y plataformas: cine, televisión, DVD, etc. Tradicionalmente el calendario se ceñía a los tres canales clásicos de exhibición/explotación de una película, en este orden: salas de cine, video o DVD y televisión. Para regular este tiempo se define una ventana de protección para cada canal, es decir el tiempo mínimo del que dispone cada una para su explotación exclusiva. Este plazo puede variar de unos canales a otros y de un país a otro. En ocasiones se pueden establecer así mismo, ventanas idiomáticas que permitan el estreno en lenguas minoritarias con alguna anterioridad al de las lenguas mayoritarias.

En estos últimos años, especialmente en EE.UU. y debido sobre todo a la piratería, las ventanas de explotación, (Cine, PPV, TV Pago, VoD, TV Abierta, etc.) han cambiado drásticamente. Algunos de los nuevos estrenos de las majors americanas se hacen simultáneamente en prácticamente todas las ventanas de explotación (Cine, PPV, NVOD[4], DVD, VoD, SVoD[5], FVoD[6], etc.) y en cuantos países lo permitan. Incluso se han empezado a estrenar directamente en VoD algunos títulos de animación. Esto puede ir afectando negativamente a muchos lanzamientos internacionales. El estreno directo en VoD o sus variantes, como el estreno simultáneo o el preestreno, está siendo entendido por algunos grupos de exhibición como el antiguo “direct-to-DVD[7]”. Una de las primeras iniciativas españolas ha sido Carmina o revienta del director Paco León, estrenada simultáneamente en cine, VoD (Internet) y DVD pero de momento no se ha realizado en el caso del cine de animación. De momento, en España la ley no permite que las películas que han recibido una ayuda pública del ICCA, puedan estrenarse simultáneamente en sus diferentes ventanas de explotación, a pesar de la presión por parte de los productores y distribuidores. Las ventanas de explotación se van a mover y reposicionar con los nuevos escenarios conforme vayan  apareciendo nuevos dispositivos, pantallas y formas de codificación y transmisión de datos.

Es práctica habitual de las “Majors” establecer contractualmente restricciones temporales entre las diferentes ventanas aunque la tendencia va hacia su supresión debido a la piratería. Se van realizando cada vez más lanzamientos simultáneos en diferentes ventanas de explotación.

No existe referencia legal expresa, salvo la prohibición que impone el Real Decreto 526/2002 para las películas que hayan obtenido subvención del ICAA, que no podrán ser comercializadas en venta o alquilar para el ámbito doméstico antes de 4 meses desde su estreno en salas cinematográficas

En el nuevo modelo de negocio, la distribución online será ubicua y en no exclusiva y estará presente en todas las fases en las que hasta ahora estaban divididas estas ventanas. Nuestros contenidos terminaran estando presentes en cuantas más ventanas y plataformas mejor para permitir un mayor acceso a la audiencia y mejor explotación de la obra.

Paco Rodríguez fundó en 1990, PPM Multimedia donde pasó diez años trabajando en la distribución internacional, la financiación de coproducciones y en la producción ejecutiva de varias series de animación. Fue productor ejecutivo de varias series y siete largometrajes y director de Filmax Animation. Dirige actualmente Media Training & Consulting, empresa dedicada a la formación y la consultoría del sector audiovisual y cinematográfico así como de contenidos digitales.

Media Training & Consulting tiene como objetivo cubrir una serie de necesidades del sector audiovisual y cinematográfico y de los contenidos digitales, dentro del campo de la consultoría y formación, tanto presencial como on line.

[1] China, Corea del Norte y Cuba lo lleva haciendo desde hace tiempo.

[2] Asymmetric Digital Subscriber Line

[3] Plataforma de emisión de contenidos bajo demanda combinando los servicios de radiodifusión (Broadcast) y banda ancha (Broadband).

[4] Near Video on Demand: Se transmiten varias copias del programa en pequeños intervalos de tiempo (unos 30 min.), de este modo cualquier usuario puede ver el contenido desde el inicio sin tener que depender del horario.

[5] SVoD: Suscripción de vídeo a la carta Es un tipo de VoD donde los suscriptores paga una tarifa plana que les permite acceder de forma ilimitada a un volumen de contenido digital de vídeo.

[6] FVoD: Video bajo demanda libre (No existe pago o suscripción y suele monetizar por publicidad)

[7] Contenido producido para ser explotado directamente en formato vídeo.