cursos consultoria audiovisual online

Producir cine con una AIE ¿Cómo captar a inversores?

¿Cuál es el perfil del inversor?

Hay que buscar el inversor que mejor se adecue al tipo de inversión en desgravación fiscal y cuáles son sus motivaciones (Rentabilidad fiscal o riesgo derivado del éxito del proyecto en el mercado). Todo dependerá si se gestiona un fondo de inversión a través de esta vía fiscal o patrimonios más pequeños a quienes les sobra dinero de las bases imponibles y buscan invertirlo de alguna forma. Por ejemplo, para las profesiones liberales, una desgravación fiscal es interesante para invertir en cine y/o audiovisual, a partir de unos 150.000€ de ingresos, porque en la cuota que han de pagar de IRPF es donde se desgravaría ese 20% a 40% de la inversión que haya realizado durante esa anualidad fiscal. Leer más

Producir cine a través de una AIE: ¿cómo hacerlo atractivo para un inversor?

Los inversores son reticentes a entrar solamente por un 20% de desgravación, en la península. Quizás sea diferente en Canarias donde el incentivo fiscal es del 38%-40% o en Navarra, el 35%. Se debe considerar lo que el productor original está dispuesto a ceder, además de ese 20%. De lo contrario, la operación no es demasiado interesante para un inversor, y menos si se trata del sector cinematográfico y audiovisual cuya imagen está relacionada con el riesgo y no hay una garantía de unas ganancias mínimas. Los rendimientos importantes de las obras cinematográficas y audiovisuales se generan durante los dos y tres primeros años. Si el inversor tiene intención de seguir invirtiendo en cine, puede lograr una cartera de títulos que puede estar liquidando durante un tiempo largo.

Leer más

Producir cine con una AIE: oportunidades y complejidades.

¿Quieres ser un productor de cine o televisión que desgrava y obtiene una alta rentabilidad financiera y fiscal?

En un contexto adverso donde la escasez de subvenciones a los proyectos cinematográficos españoles ha hecho mella, la Ley del Cine, que entró en vigor en 2008, permitió que el capital de otros sec­tores distintos al mundo audiovi­sual pudieran financiar películas a través de las agrupaciones de interés económico (AIE), al considerarlo como una actividad estratégica pa­ra la cultura y el ocio. Se establece que, para incentivar las inversiones en producciones cinematográficas, se fomente la constitución de una AIE a la que resultará de aplicación el régimen fiscal especial establecido en la Ley del Impuesto de Sociedades. Es decir, facilitan la deducción por inversiones a aquellos sujetos pasivos del Impuesto de Sociedades y del IRPF que las realicen en producciones cinematográficas con nacionalidad española, largometrajes de ficción, animación o documental, además de series de ficción para TV.

Esta deducción, junto con la generación de bases imponibles negativas aplicables a los inversores de la película, constituyen el conjunto del beneficio fiscal. Esto les permite convertirse en productores, logrando así una optimización fiscal, además de estimular paralelamente la industria del celuloide y de la televisión. Leer más