El productor creativo: una figura desconocida en España

La producción no consiste solamente en buscar las fuentes financieras necesarias para llevar el proyecto adelante, y en asumir competencias económico-financieras y organizativas. También tiene, de forma más o menos directa dependiendo de cada persona, un gran componente creativo.

Una de las partes creativas del productor es buscar constantemente ideas en la fase de desarrollo. Baraja un volumen de ellas y decide qué proyectos se llevan a cabo y cómo. Le toca elegir la mejor historia para contar, el mejor guion. Después buscará, a su juicio el talento más adecuado, como el director, los actores, y el resto del equipo. Con todo ello armará él “packaging” [1] del proyecto, un concepto que veremos más en detalle en la fase de desarrollo.

Leer más

Productor vs. Productor ejecutivo: ¿Quién hace qué?

 

Muchas veces no se tienen claras las funciones del productor en la creación de un contenido audiovisual. De hecho, para el público en general, la figura del productor pasa inadvertida. Pocos son los que reparan en su importante labor para que una producción audiovisual vea la luz y salga adelante.

La Real Academia define al productor como aquel sujeto “que, con responsabilidad financiera y comercial, organiza la realización de una obra cinematográfica y aporta el capital necesario”. Igualmente, el ordenamiento jurídico español[1], en una de sus formulaciones más importantes, considera al productor como “el empresario privado que tiene la iniciativa y asume la responsabilidad económica de la “fabricación” de la película y es titular de los derechos de proyección o exhibición pública de la misma, sin perjuicio, en todo caso, de los derechos que pueden reservarse los autores, que no se pueden ceder en ningún caso”.

Leer más

Contenidos digitales: qué hacer cuando se tiene una idea

¿Tienes una idea? Pues, lo primero que debes hacer es elaborarla un poco más y escribir un tratamiento narrativo de unos veinte a treinta folios. Las ideas no son de nadie y si no las materializas, se evaporan o la memoria colectiva la acapara.  La propiedad intelectual no protege las ideas, sino la expresión original de esas ideas. Los derechos de propiedad intelectual se protegen primero en cada país de conformidad con las leyes de ese país. No hay un derecho único con efecto internacional. Si vas a producir a nivel internacional, la propiedad intelectual se fragmenta por países. Un titular de derechos en un Estado no lo será en otro, salvo que ese otro Estado también le reconozca derechos. La Ley del Estado para cuyo territorio se quiera hacer valer o proteger un derecho de propiedad intelectual será la que determine las condiciones para su existencia, explotación y protección. Para hacer frente a un uso no autorizado de un derecho de propiedad intelectual, habrá que atender las leyes de cada país.

Leer más

Contrata bien y vivirás mejor

A continuación te voy a dar algunas claves sobre la importancia del desarrollo de un proyecto de animación o de cualquier otro tipo de contenido. Este representa la travesía desde una idea inicial hasta el momento en que comienza la preproducción del proyecto. Comprende todo el conjunto de actividades que preceden a la preproducción, producción o al primer día de rodaje de un trabajo audiovisual. Incluye contratar la escritura del guion, el diseño de personajes y escenarios (quizá no todos), la producción de una pequeña pieza de video (teaser), la creación de material promocional para la búsqueda de financiación, la búsqueda del talento necesario, la preparación del primer presupuesto, calendario de producción, plan financiero, el estudio de mercado que debe permitir su presentación a potenciales inversores y coproductores.

 

Leer más

Producir cine a través de una AIE: ¿cómo hacerlo atractivo para un inversor?

Los inversores son reticentes a entrar solamente por un 20% de desgravación, en la península. Quizás sea diferente en Canarias donde el incentivo fiscal es del 38%-40% o en Navarra, el 35%. Se debe considerar lo que el productor original está dispuesto a ceder, además de ese 20%. De lo contrario, la operación no es demasiado interesante para un inversor, y menos si se trata del sector cinematográfico y audiovisual cuya imagen está relacionada con el riesgo y no hay una garantía de unas ganancias mínimas. Los rendimientos importantes de las obras cinematográficas y audiovisuales se generan durante los dos y tres primeros años. Si el inversor tiene intención de seguir invirtiendo en cine, puede lograr una cartera de títulos que puede estar liquidando durante un tiempo largo.

Leer más

Producir cine con una AIE: oportunidades y complejidades.

¿Quieres ser un productor de cine o televisión que desgrava y obtiene una alta rentabilidad financiera y fiscal?

En un contexto adverso donde la escasez de subvenciones a los proyectos cinematográficos españoles ha hecho mella, la Ley del Cine, que entró en vigor en 2008, permitió que el capital de otros sec­tores distintos al mundo audiovi­sual pudieran financiar películas a través de las agrupaciones de interés económico (AIE), al considerarlo como una actividad estratégica pa­ra la cultura y el ocio. Se establece que, para incentivar las inversiones en producciones cinematográficas, se fomente la constitución de una AIE a la que resultará de aplicación el régimen fiscal especial establecido en la Ley del Impuesto de Sociedades. Es decir, facilitan la deducción por inversiones a aquellos sujetos pasivos del Impuesto de Sociedades y del IRPF que las realicen en producciones cinematográficas con nacionalidad española, largometrajes de ficción, animación o documental, además de series de ficción para TV.

Esta deducción, junto con la generación de bases imponibles negativas aplicables a los inversores de la película, constituyen el conjunto del beneficio fiscal. Esto les permite convertirse en productores, logrando así una optimización fiscal, además de estimular paralelamente la industria del celuloide y de la televisión. Leer más