Desarrollo de proyectos: Un camino perdido

Para producir contenido audiovisual, es necesario ante todo pasar por la fase de desarrollo. Esta metodología nace hace unos pocos años atrás en Europa. Los gobiernos de la Unión Europea se dieron cuenta que una gran cantidad de recursos eran invertidos en películas que no estaban plenamente desarrolladas tras analizar las películas que se producían y que llegaban a estrenarse comercialmente. Muchas de ellas no llegaban a la pantalla. Sin embargo, hoy en día, los objetivos de sus cineastas siguen siendo dispares. Leer más

Opción sobre proyecto: mejor y más barata

Al momento de iniciar cualquier proyecto audiovisual es de suma importancia tener bien definida la “cadena de autoría” de la obra, es decir, todo lo relacionado con los derechos de autor y los derechos de explotación.Si se vislumbra cualquier fisura legal y contractual por parte de un coproductor, será muy difícil cerrar un acuerdo de coproducción. Es crucial que esto no ocurra, porque de ser así, el castillo de naipes que estamos intentar montar se derrumbaría, tanto si vamos a adaptar una historia o un personaje existente, como si hemos desarrollado la idea nosotros mismos y se la hemos cedido a un guionista para que escriba el guion. Recuerda que estás edificando un proyecto que va a necesitar un cuerpo legal sin fisuras, sin problemas ocultos que puedan hacer tambalear su solidez. Genera una cadena sólida de contratos y opciones, en la que el primer eslabón de la cadena sea el compromiso escrito con el guionista.

Leer más

Coproducción: Cómo evitar el “Club de los productores Suicidas”

¿Es necesario pensar a nivel internacional para producir?

Si tu proyecto requiere un elevado presupuesto y grandes recursos en cuanto a la producción, debes posiblemente coproducirlo y pensar en explotación a nivel internacional, porque un enfoque local será insuficiente para financiarlo y recuperar la inversión. La coproducción internacional permite acceder a más recursos económicos y técnicos para la obra audiovisual. Otra opción es pensar si realmente necesitas esa inversión y no es mejor empezar por algo más sencillo, que si alcanza éxito te será más fácil obtener recursos para hacer una versión nueva. “El Mariachi” de Robert Rodríguez fue un buen ejemplo, ya que fue rodado con 6.000 dólares y gracias a ello le contrataron para hacer “Desperrado” con Antonio Banderas y un presupuesto millonario; o algunos anuncios que se crean primero para Internet y ante su éxito se realizan posteriormente campañas en televisión adaptadas y con más presupuesto.

Leer más

Coproducción: cuando el productor se transforma en equilibrista.

Al momento de coproducir, lo puedes hacer por la vía oficial o por la vía no oficial. Es una decisión importante porque te llevará a recorrer diferentes caminos. Cuando la coproducción internacional está dentro de los tratados o convenciones, y es oficial, las productoras obtienen automáticamente la doble o triple nacionalidad de la película y, de ese modo, la posibilidad de solicitar fondos públicos, ayudas y subvenciones regionales y nacionales de cada país coproductor. Se puede acceder también a los fondos públicos supranacionales (Media Creative, Eurimages, Ibermedia, etc.) para completar así el presupuesto de producción.

Leer más

Tipo de países con los que puedes coproducir

Perfiles de los países coproductores

El concepto de coproducción está relacionado directamente a la idea de la nacionalidad de una película. El productor necesita obtener un certificado de nacionalidad para su film, expedido por el ente administrativo competente (ICAA, INCAA, CNC, etc.)  con el cual tendrá acceso a la mayoría de los incentivos públicos nacionales, así como a la cuota de producción nacional en televisión y cine existente en muchos países europeos.

Leer más

Preguntas antes de coproducir (Parte II).

¿Hay ya muchos proyectos de ese tipo en el mercado?

 

Debes buscar e investigar para detectar posibles proyectos similares al tuyo, al momento de producir o coproducir. De esta forma evitaras descubrir demasiado tarde que no fue tan buena la idea, ni tan original, porque ya la produjo alguien. Si hay un proyecto similar a tuyo, debes averiguar en qué se diferencia. Si no es sustancial, puedes seguir adelante buscando su diferenciación o re-enfoque. Debes saber que la memoria colectiva de las ideas fluye en la mente de los creadores y no pertenece a nadie hasta que algún guionista o creativo la hace suya, la plasma en papel y la registra.

Leer más

Preguntas antes de coproducir (Parte I)

  1. Dimensión del proyecto: ¿En qué liga quiero o puedo jugar?

 

Si estás considerando desarrollar un proyecto cinematográfico o audiovisual, te sugiero, antes de empezar a invertir o desarrollar, reflexionar profundamente en los aspectos legales, económicos y comerciales que conlleva. Esto te permitirá determinar y posicionar mejor el proyecto que pretendes coproducir. Conviene preguntarte si vas a desarrollar una obra audiovisual para el mercado global o sólo pretendes quedarte en el mercado local. Si se trata de un contenido propio con un fin comercial o una obra experimental o de autor.  Requiere o no una coproducción interregional (nacional) o internacional. Tu primer objetivo es alcanzar la ventana de cine inicialmente. O vas a ir directamente a televisión o a una plataforma VoD. ¿Cómo vas a posicionarte, con qué línea editorial y para qué mercado?

Leer más

Condenados a coproducir a nivel internacional: ¡Abre tu ventana a otros mundos!

La coproducción internacional: su esencia

Las coproducciones han sido una fórmula habitual en la mayoría de las industrias cinematográficas europeas desde mediados de los años 50. Con algunos momentos de esplendor (años 60) y otros de declive (años 80), los países europeos han desarrollado estos esfuerzos de colaboración de manera bastante regular, con intención de compartir riesgos y costes, y aumentar el tamaño del mercado potencial. En los últimos años, la globalización del mercado y el apoyo de organismos europeos y latinoamericanos han contribuido a consolidar esta fórmula de cooperación en la mayoría de territorios de viejo continente. Hoy en día el 40% de los largometrajes de los cinco principales países de Europa Occidental -España incluida- son producidos en coproducción.

En este sentido, se debe entender como estrategia de defensa frente al dominio norteamericano y como una cuestión relacionada con la «identidad nacional» y la «cultura transfronteriza”. En otras palabras, las coproducciones representan una confluencia entre las estrategias económicas y culturales basadas sobre todo en la confianza.

Leer más

La onda expansiva de las coproducciones internacionales: ¿necesidad u oportunidad?

El escenario legal y financiero que rodea la producción cinematográfica en España en este momento apunta a la salida al exterior por parte de productores y creadores españoles para levantar proyectos. Sufrimos en este momento una realidad muy complicada, donde merman las posibilidades de encontrar apoyos de nuestro instituto de cine (ICAA), y con unos operadores televisivos muy poco permeables a contenidos cinematográficos independientes. La posición de un coproductor español minoritario en Latinoamérica o incluso mayoritario se hace difícil en proyectos de presupuesto medio por la falta de apoyo financiero público.

Leer más

La importancia de la fase del desarrollo de cara a coproducir cine y TV internacionalmente

La fase de desarrollo es de suma importancia y es la que va a marcar el camino a seguir y las alternativas que puedes tener, fondos a los que acceder, socios  que puedan sintonizar con tu proyecto. Cualquier decisión que tomes en esta fase abrirá o cerrará puertas de acceso a ciertos fondos. Tendrá además unas consecuencias de marketing y de ventas internacionales. En esta fase de desarrollo y de búsqueda de financiación se trata de elaborar minuciosamente los elementos que vamos a utilizar para vender nuestro proyecto (pitching). Cuanto más atractivo lo hagamos, mayor interés despertará en nuestro interlocutor. Los elementos necesarios para atraer a un coproductor serían:

Leer más