Opción sobre proyecto: mejor y más barata

Al momento de iniciar cualquier proyecto audiovisual es de suma importancia tener bien definida la “cadena de autoría” de la obra, es decir, todo lo relacionado con los derechos de autor y los derechos de explotación.Si se vislumbra cualquier fisura legal y contractual por parte de un coproductor, será muy difícil cerrar un acuerdo de coproducción. Es crucial que esto no ocurra, porque de ser así, el castillo de naipes que estamos intentar montar se derrumbaría, tanto si vamos a adaptar una historia o un personaje existente, como si hemos desarrollado la idea nosotros mismos y se la hemos cedido a un guionista para que escriba el guion. Recuerda que estás edificando un proyecto que va a necesitar un cuerpo legal sin fisuras, sin problemas ocultos que puedan hacer tambalear su solidez. Genera una cadena sólida de contratos y opciones, en la que el primer eslabón de la cadena sea el compromiso escrito con el guionista.

“Atar” o “amarrar” el proyecto

 El primer paso legal será “atar” o “amarrar” el proyecto a través de una opción de compra para tener la libertad de avanzar con seguridad y garantías. Se trata de firmar un contrato en el que el autor o el poseedor actual de los derechos de autor de la obra nos los ceda temporalmente para su explotación en todos los formatos actuales y futuros existentes y en todos los territorios del mundo. La podemos ejercer sobre un libro, una novela gráfica, un videojuego o un guion ya existente. Es la forma de conjugar los intereses del productor y de los autores en el momento del desarrollo. Es la fase en la que el productor analiza el proyecto de producción y busca la correspondiente financiación para llevar a buen término la obra audiovisual. Esto requiere contratos de opción de cesión de derechos: por ellos, el autor concede al productor una opción irrevocable durante un plazo determinadoLas opciones suelen formalizarse por un plazo de un año, incluso prorrogables por otro año adicional si ambas partes lo desean, volviendo a pagar quizás una cantidad similar o la mitad. El productor decidirá de forma unilateral su ejercicio, en función de la viabilidad de la explotación de la obra audiovisual. En el caso de adaptación de obras existentes, debemos averiguar la situación de los derechos de autor antes de realizar una opción.

 

Una fórmula más habitual, menos arriesgada y más barata

Las opciones suelen tener un precio evidentemente inferior al de la cesión definitiva, y por ello no son una carga excesiva para el productor. Esta regla se aplica especialmente a las grandes producciones, pero también a cualquier obra audiovisual. Es la fórmula más habitual, menos arriesgada y más barata que se practica en el mercado en el momento de iniciar un proyecto. Se recomienda cerrar un precio final de compra si se ejerce la opción. Se consigue un proyecto por una mínima parte del coste total de los derechos de compra. Puede representar entre un 10% a 20% del precio final de la autoría.

Este será nuestro punto de partida para empezar a generar los elementos básicos de nuestro desarrollo. No se mostrará nada a nadie fuera de la productora hasta tenerlo registrado, y protegidos todos los elementos desarrollados. Conforme avances en tu proyecto, iras adquiriendo también más derechos que puedan ser de interés. Puedes incorporar más talento como director, compositor, músicos si haces un piloto o teaser audiovisual. Este es el tipo de contrato que manejarás habitualmente en la fase de desarrollo y/o preproducción. Serán opciones sobre guion u otro tipo de obras, contrato con guionistas, opción sobre el proyecto, (si tiene más elementos como diseño de personajes, storyboard, etc.) y compra del proyecto.

Si te quieres adentrar en el mundo de la producción audiovisual, te sugerimos este curso impartido por Paco Rodríguez a partir del 4 de enero 2019. Más información aquí:

Paco Rodríguez fundó en 1990, PPM Multimedia donde pasó diez años trabajando en la distribución internacional, en la producción y la financiación de coproducciones internacionales. A partir del 2000, dirigió Filmax Animación y fue productor ejecutivo de varias series y largometrajes de ficción y animación. Dirige actualmente Media Training & Consulting, empresa dedicada a la formación y la consultoría del sector audiovisual y cinematográfico, así como de contenidos digitales. Es miembro de la Academia de cine y experto para Media creative Europe y el Instituto de comercio exterior de España.

Media Training & Consulting tiene como objetivo cubrir una serie de necesidades del sector audiovisual y cinematográfico y de los contenidos digitales, dentro del campo de la consultoría y formación, tanto presencial como on line.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *